Keblinger

Keblinger

Dies 19 i 20. KHAJURAHO: EROTISME HINDÚ (17 i 18 de gener de 2015)

| dijous, 22 de gener de 2015
Avui sortim d’Orchha i ens dirigim a un poble que queda a tres hores per carretera: Khajuraho. És un poble molt petit, però molt conegut i visitat pels seus antics temples, que tenen uns mil anys. Però aquests temples no són coneguts només per la seva antiguitat. Ni per la perfecció de les seves escultures, reconegudes com a Patrimoni de la Humanitat. No: són famosos perquè moltes de les escultures que decoren les seves façanes són sensuals. Més ben dit, són eròtiques. Encara més clar: algunes son explícitament pornogràfiques.
Des de dones amb esculturals figures, fins a orgies amb animals, passant per postures de yoga aplicades al sexe.
Si algun turista no es posa vermell veient els temples (que, per cert, tant n’hi ha d’hindús –la majoria- com de jainistes), ho pot fer amb els llibres i postals basats en el Kamasutra, el text sagrat i històric de l’Índia antiga.
Definitivament, l’Índia antiga era molt més oberta i lliberal en quan a la sexualitat i l’erotisme que la recatada societat actual.
















Compres

| dimecres, 21 de gener de 2015
Blogger: Estrella

Dia 22 i 23: Varanasi

20/01/15 - Ja som a Varanasi, la ciutat del riu sagrat. També sabem per la “lonely planet” que és un bon lloc per a comprar seda i teles de molt bona qualitat. Seguint aquests consells, decidim adreçar-nos al primer lloc que ens indica. La botigueta que hem de buscar es diu: “Mehrotra Silk Factory”. Seguint fil per randa les indicacions, la trobem fàcilment. És una minúscula botiga amb el terra encoixinat i envoltada de coixins. Allà hi trobem a l’amo, còmodament assegut i amb cara relaxada, ens convida a entrar, a seure i ens convida a prendre un té. Tot seguit ens  demana què ens agradaria veure. De cada petició ens treu tota la gama de colors i qualitats, i mentre ens ensenya la mercaderia ens va fent una classe pràctica de com distingir una qualitat d’una altra. Sense adonar-nos  han passat 3 hores! Hem comprar bonics “fulars” de seda, camises, corbates..., però també hem gaudir molt de l’experiència. Ah! Una cosa! Tot i que en un principi et diuen que el preu és fixa, sí saps negociar bé et fan el 10% de descompte.

Després de dinar, ens dirigim al barri musulmà perquè ens han dit que hi ha més botigues. Des d’un primer moment, la cosa ha anat diferent, perquè aquí no som nosaltres els que busquem, sinó que hi ha molts nois que ens ofereixen entrar a la botiga. Ens deixem convèncer, però d’entrada hi ha alguna cosa diferent. El botiguer esta assegut en una mena de tarima i ens comença a ensenyar coses molt barates. Després de la classe pràctica del matí, li demanem que volem comprovar si és seda cremant un fil, perquè sabem que fa olor de cabell cremat. En un principi ens diu que no té encenedor, ni llumins. Veient que no ens convens, fa anar a buscar llumins a fora, però mentre, va sentint que nosaltres comentem que és poliester i no seda. Intuint que potser no ens enganyarà, de cop el seu ajudant es treu una capsa de llumins de la butxaca i ens fan la demostració, però no fa olors de cabell cremat. Decidim marxar, mentre ens diu que té coses de més qualitat, però que són més cares, però nosaltres ja hem decidit que no volem que ens enredi més. Mentre marxem el sentim parlar amb to no gaire amistós i marxem una mica cames ajudeu-me i sense girar-nos, però ens sentim orgullosos. No ens hem deixat enredar!

21/01/15 - Després de l’última passejada per la ciutat acabem a la botiga de “BABA BLACK SHEEP”, (també surt a la “lonely”). Aquí la compra ja és més semblant  a la d’ahir al matí, amb classe inclosa. La botiga també és acollidora i ens conviden a té. Acabem comprant més “fulars”, mocadors de seda i corbates una mica diferents a les d’ahir.
Les compres, en aquest viatge, en principi s’han acabat. Ara només ens queda acabar de gastar les últimes rúpies a les botigues de l’aeroport. ( De ben segur que ho farem, je, je !)

Dia 18: Orcha

16/01/15 - Hem arribat a Orchha a mitja tarda i hi  passarem la nit. Per esperar l’hora de sopar anem a fer un vol per la petita i bonica ciutat. Tot indica que en algun moment del passat havia estat un lloc important ( palaus, edificis grans, temples...) Tot passejant arribem a la zona de botigues, però per sorpresa nostra, ningú ens reclama l’atenció. Podem mirar, tocar i preguntar el preu tranquil·lament ( aquests venedors són molt més relaxats que els d’altres llocs!), quina sort!
En Feffo decideix comprar un recipient metàl·lic molt curiós. És de colors daurat i representa el déu hindú Ganesh, que és el de la sort, envoltat per unes petites rates. Aquest déu és molt popular a l’Índia, té el cap d’elefant i el cos d’home i el seu vehicle és una rata. Segurament això deu ser el que vol representar aquesta mena de caixeta.  Sota cada rata s’amaga una pols de bonic i intens color que es pot utilitzar per pintar.

El preu, d’entrada ja és molt assequible. Aquí sí que dóna gust comprar!









Dia 13, 14 i 15: Compres a Pushkar i Jaipur


Han passat dos dies des de les últimes compres. Ens hem deixat portar per l’encant d’aquest exòtic país i ens hem dedicat a admirar la gran quantitat de coses que té.
Pel camí hem parlat una mica dels  molts que té l’Índia, entre tots n’hem dit un munt: L’Índia té molta gent, molta fressa, moltes motos, molta contaminació, molta brutícia, molts colors, molts somriures, molts picants, moltes espècies, molt bon menjar, moltes olors, moltes vaques, gossos i monos, moltes creences,... i moltes paradetes, botigues i magatzems!.
Doncs seguint amb el diari de compres, tal i com ja he comentat, han passat dos dies sense treure el moneder de la bossa. Ja tard, hem arribat a l’hotel de Pushkar, ( que ens ha traslladat directament a principis del segle XX) nosaltres som els únics clients de l’hotel . Hem decidit que els seus jardins valien la pena com per fer-hi una passejada de nit, i... de cop un home molt amable ens ha convidat a veure la seva paradeta instal·lada als jardins de l’hotel, assegurant que tenia coses de plata molt boniques i barates. Realment, era veritat i hi hem comprat un anell en forma de serp, de plata amb unes pedretes brillants que li donen un aire antic ( com l’hotel) i dos penjolls ( un en forma d’elefant i l’altre que és el símbol d’”om”).





12/01/15. De Pushkar sabem que és una ciutat de peregrinació i que té moltes botiguetes amb preus barats! Després de visitar el llac sagrat i un temple, ens endinsem pels carrers serpentejants  de la ciutat, i... efectivament, està ple de paradetes. Aquí comprem un braçalet de coloraines, mòbils amb ocells fets de robes de colors i acabats amb una campaneta, el CD d’un músic molt reconegut a la zona ( segons el venedor) de nom Nathulal Solanki & band. El Cd porta per nom: MASTER DRUMMERS OF RAJASTHAN. Arribant al cotxe hem demanat al conductor que ens el posés i he de dir que no ha estat possible escoltar-lo. Què no va bé? L’aparell del cotxe o el CD? Això ho sabrem quan arribem a casa!




Per acabar hem entrat a una botiga de roba i hem comprat una bonica brusa. És d’un color blau-verd clar amb uns brodats daurats. És molt bonica i la penso estrenar per visitar el Tal Mahal, doncs l’ocasió bé s’ho val.




Ja entrada la tarda arribem a Jaipur, una gran ciutat de més de tres milions d’habitants! Després d’instal·lar-nos a l’hotel, decidim explorar una mica l’entorn i ens trobem amb una ciutat amb molt tràfic i molt caòtica als nostres ulls. Ens assabentem que el dia 14 de gener, és un dia festiu a l’Índia i en aquesta ciutat concretament s’hi celebra un festival dedicat a fer volar estels.  Ara entenem perquè hi ha tantes i tantes botigues amb estels. També fa estona que els veiem volar i n’hi ha molts de penjats als arbres. Resulta que el joc consisteix en fer caure els estels dels altres. Gairebé tots són de forma romboïdal, però els colors i dibuixos són molt variats; això sí, tots són de paper, majoritàriament de paper de seda, però també n’hi a de brillants. Seduïts pels colors i portats pel nostre entusiasme, decidim comprar un paquet d’estels ( van de vint en vint) i fil per provar de fer-los volar. El venedor, molt amable, ens explica com hem de posar el fil perquè l’estel  s’enlairi. Vam marxar ben cofois, el que no sabíem era que els estels que havíem comprat eren massa petits i no volarien.








13/01/15. Després de visitar la ciutat i les rodalies i d’haver dinat, decidim anar a fer un vol pel carrer de les parades.
Abans de seguir, us donaré un bon consell per si teniu ocasió de visitar Jaipur. No proveu de comprar-hi res!. Aquí la cosa funciona així: Si mostres un mínim interès per algun objecte, posem per cas uns pantalons, de cop t’envoltaran un mínim de deu persones, que després de saber d’on ets et donaran conversa, molts d’ells fins i tot et diran alguna paraula en català. Tot seguit et convidaran a visitar la seva botiga, assegurant que tenen molts pantalons i molt macos. Si en segueixes a algun et pots trobar que la seva botiga sigui d’espècies, joies, bolsos,... es a dir, res a veure amb pantalons, i t’intentaran convèncer que la seva botiga és la millor en qualitat i preus. Mentre, aniran sortint de per tot arreu més i més venedors.
Ens hem sentit una mica superats per la situació. Tot i això hem comprar unes corretges decorades per a cavalls ( cosa que sí volíem comprar), uns petits motlles per estampar dibuixos ( que també volíem) i un preciós bolso ( que no havíem pensat comprar, però que ens agrada molt haver-lo trobat).







Un altre consell: Si voleu mirar i comprar de manera més tranquil·la, endinseu-vos  per un carrer de botiguetes per a gent del país. De segur que ho trobareu més agradable.
Fins a les properes compres! Namasté!

Dia 11: Compres a Udaipur

Són les nou del matí i encara recordem les compres d’ahir, quan el conductor del cotxe ens comenta que si ens interessa, pel camí hi ha un magatzem de teles per a minoristes, on podríem veure i si volíem, comprar teles a molt bon preu. Al principi ens vam fer una mica els desmenjats, però vam dir que si només era veure’l, doncs d’acord. 

Una vegada dins ens van ensenyar com i on treballaven, i que moltes dones ho fan a casa seva i només van allà a fer-hi els últims tocs. Ens van fer anar a una sala molt gran i plena de tota mena de teixits que podien servir com a cobrellits, tovalles, pel sofà, per a la paret, com a catifa, mocadors de seda, de llana fina... etc, etc. 

No sabíem on mirar i vam haver de dir que no ens ensenyessin més coses, perquè si una era maca, l’altra encara ho era més. I sí, tots vam comprar (quina bogeria, si seguim així haurem de llogar un “container” per tornar a Catalunya i Perú!) 






A mitja tarda vam arribar a Udaipur, famosa, entre d’altres coses, pels artesans que pinten miniatures de l’estil “rajputa-mongol”, a més de les botiguetes que venen: plata, or, teixits i espècies (Ui, ui, ui!) 

La guia lonely planet, ens avisa que els preus estan molt inflats per als turistes i que cal regatejar molt. Ja havíem decidit que per aquell dia n’hi havia prou de compres, però tot fent un vol, vam veure unes arracades que ens feien molt el pes i com qui no vol la cosa ( primera regla del regateig), vam preguntar el preu. La nostra contra oferta va ser un terç del preu inicial ( la segona regla és abaixar molt el preu inicial). Després d’un estira i arronsa, la nostra oferta va ser menys d’un 50% del preu inicial i com que el botiguer no cedia, vam decidir marxar ( aquesta és la tercera regla) i el venedor ens va cridar dient: OK! I vam segellar el tracte amb una encaixada de mans. ( Havíem après a regatejar!) 



Abans de tornar a l’hotel ens vam parar a comprar adhesius de l’imaginari religiós de l’Índia i alguna mandala. (OH! Amb l’eufòria de les arracades ens en vam oblidar de demanar millor preu! Som un cas!) 


Dia 10: Compres a Jodhpur

Jodhpur, segons informacions, és un bon lloc per a comprar-hi artesania i antiguitats, a més de ser una ciutat famosa per les botigues que venen espècies a un lloc del mercat conegut com “la torre del rellotge”,  molt visitat pels turistes( es a dir, nosaltres). Però també es cert que es diu que la qualitat de les espècies que es venen allà no és massa bona, per això ens vam deixar aconsellar per una persona del país que ens va acompanyar fins a una botigueta que s’ha fet molt popular: MV Spices. A moltes botigues s’anuncia que surten a la “lonely planet “, però aquesta en particular es veritat. Ens van fer seure en uns tamborets i ens van fer una autèntica exhibició d’espècies, fent-nos sentir l’olor, el color i el gust (ens van convidar a prendre un té).
Gairebé tots vam picar i vam comprar: mostassa, “ masala “ per a preparar té, “masala” per barrejar amb iogurt i afegir a les amanides, pebre negre, té darzeeling,... El venedor, que era molt bon negociant, ens va regalar dues bossetes més d’altres espècies, ens ho va posar tot en una bonica bossa de roba i ens va demanar el correu electrònic perquè sembla ser que ens enviaran receptes de cuina per mail. Només sortir de la botiga, alguns vam tenir clar que ens havíem deixat portar per l’encant del venedor i una mica pel fet de voler emportar-nos a casa una mica d’aquest fascinant país en forma d’olor i gust, però sabem que una vegada a casa, poca cosa farem servir, tret del principi, que es quant et resisteixes a tornar a la realitat i a la rutina del dia a dia.



Curiositat: Darrera del paquet del té masala hi ha les instruccions de com preparar-lo en anglès, francès, italià, castellà i... català! A veure si resulta que ve de Catalunya aquest té!
Seguint passejant pel mercat i una vegada llençats a les compres ens vam comprar uns bonics braçalets de quincalla, que no vam saber negociar, perquè després de comprar-ne quatre i veient la botiguera que volíem marxar, ens n’oferia sis pel mateix preu! Vam tenir clar que havíem infringit la primera norma del regateig, la de no mostrar interès.



Finalment les compres van acabar sent d’artesania local.  Hi havia un venedor, que mentre vigilava la paradeta, anava cosint sabatilles de pell, molt toves, flexibles i còmodes. N’hi vam comprar dos parells, a més d’una bossa de pell de camell ( segons ens va dir) que ens servirà per a guardar-hi les compres que anem fent. L’artesà ens va regalar un braçalet fet de pell (de no sabem quin animal)i llanes de colors ( segur que va fer un bon negoci amb nosaltres!)



Dia 8: Compres a Jaisalmer

Jaisalmer és una ciutat construïda en pedra d’un color daurat, amb un punt decadent, que vista amb ulls de romàntic encara la fan més bonica. Com no podia ser de cap altra manera aquí a l’Índia, també té un carrer principal i molts carrerons annexos plens de botiguetes, amb tota mena de coses que fan les delícies dels turistes.

Primer ens vam dedicar a passejar i mirar, i quan ens vam decidir a preguntar els preus d’uns coixins, ja vam entrar en el món de l’estira i arronsa, que fa de les compres una mena de joc, en el qual, t’ho miris com t’ho miris, sempre acabes no sabent què ha passat.

Al mostrar interès, ens van convidar a mirar-los i aquí ja en vam perdre entre un munt de dissenys, colors, lluentons (“lentejuelas”)... Quan va arribar el moment de preguntar el preu, ens van dir 100 rúpies per coixí; com que havíem après la lliçó, nosaltres vam rebaixar a la meitat, i així anar seguint el joc. Una vegada ens vam posar d’acord, després va resultar que no tots els coixins eren igual en qualitat i n’hi havia de més treballats, la qual cosa augmentava el preu ( Oh!, no caldria tornar a començar a negociar!). Aquest cop creiem que ens en vam sortir prou bé, o com a mínim vam sortir ben cofats amb un munt de coixins brillants.




Ara ja havíem començat i ens costava resistir-nos a mirar-ho tot amb ulls de comprador i a entrar a les botiguetes, doncs vam descobrir que per petites que fossin, quan hi entraves podies passar d’una minúscula botiga a un petit laberint de petites habitacions,escales i altells, per tant no calia deixar-se enganyar per les aparences, una petita botiga, podia amagar un gran magatzem.
Així va se com vam entrar a un passadís estret ple de teles, que al igual que els coixins cridaven l’atenció per la gran varietat de colors, degradats i matisos, tot combinant textures i brillantors. De cop, ens vam trobar en un altell al cap damunt   d’unes estretes escales de fusta, envoltats literalment de teles. Si una era bonica, l’altra encara ho era més. El cap anava a cent per hora tot pensant: aquesta quedaria bé pel capçal del llit, aquesta per posar-la damunt el cobrellit, aquella per damunt la taula... Es a dir una infinitat de possibilitats.
Però si només havíem entrat a mirar! Després de reduir el preu a la meitat, vam sortir amb dues precioses teles, la qualitat de les quals no sabem apreciar ben be quina és, però això és igual perquè ens agraden molt.



En el nostre grup també hi ha un músic que havia expressat la seva intenció de comprar algun instrument. Com que vam saber la relació que tenia Jaisalmer amb el Tibet, no ens va estranyar veure botigues laberíntiques amb instruments típics de l’Índia i alguns especialment pensats per ajudar a la meditació. Després de visitar unes quantes botigues i provar alguna desena d’instruments, el nostre músic es va comprar un bol tibetà que si se li dóna un petit cop i es frega dolçament pel seu perímetre exterior, emet una mena de so/ vibració que ajuda a deixar la ment reposada i disposada a meditar. Aquest bol, segons ens va dir el venedor, està fet amb cinc metalls diferents i això és el que fa que un preu sigui un o altre.

També es va comprar una “manzira” ( uns cròtals o plateret) de color daurat i fet amb tres metalls que emet un agradable so agut i vibra força estona.



Feliços i carregats vam tornar a l’hotel tot pensant: “Quin és la propera ciutat que té un gros mercat?”  

Dia 3: Compres a Amritsar

Avui, 1 de gener de 2015, ens hem animat a fer les primeres compres, tot passejant pels carrerons del casc antic d’Amritsar. Cal dir que és difícil no caure en la temptació, doncs les paradetes estan una a tocar de l’altra i ho omplen tot de colors i tens ganes de mirar, tocar i... comprar!

La primera cosa que ens ha cridat l’atenció són les boniques, originals, acolorides i famoses sabates “punjabis” que són planeres i punxegudes. Hi havia més d’una que ens agradava, però igualmencom que, al preguntar quan valien ens han dit que el preu de sortida era 350 rúpies, en veure que havíem de regatejar ens ha frenat i les hem comprar en una altra botiga on hi havia un cartell que deia que el preu era el que posava l’etiqueta, però ara sabem que s’ha de regatejar t.


També ens hem comprat una “dupatta” que és una mena de “fulard”, però força llarg. Els brodats que la decoren se’n diuen “phulkaari”, que literalment vol dir flor, i són característics de l’estat de Punjab i d’algunes parts de Pakistà. Després de la compra, els venedors, que en tot moment s’han mostrar molt amables i educats, ens han convidat a prendre un té. Ens l’hem begut tot conversant.





Ara que ho tenim més clar, intentarem aprendre la tècnica del regateig per a les properes compres!    

Un peruano en la India

|
Blogger: Fefo
Un peruano en la India

Veintitantos días de un viaje espectacular




Día 24.- Hemos dormido un poco en el último hotel que visitaremos en la India, (los hoteles es un apartado especial, hemos conocido muchos y muy buenos, i Si que lo hemos pasado bien!), y ahora si rumbo al avión, voy a extrañar a Deepak y Vinot que nos acompañaron en nuestro viaje por las carreteras del Rajastán , a San Deep, aunque siga creyendo que soy Mexicano, también extrañaré la comida aunque gracias a ella ahora tendré que comprar una talla mas en pantalón, y a la King Fisher que ha sido nuestra compañera en todo el viaje, aunque la Foster me gustó mas, la Fisher fue mas leal.
La india es un lugar maravilloso, y es cierto que venir a este lugar te da paz y su espiritualidad te va guiando en el camino de la vida, ahora siento que me he encontrado , ya se lo que quiero y voy a luchar por ello. Voy a importar caca de vaca a Perú para trabajar la energía renovable, hay mucha en la india.
Fue un placer hacer este viaje, sobre todo hacerlo con este grupo: Pera, Estrella, Albert y Nuria, seguramente nos encontraremos para mas aventuras!

Hasta el próximo destino!


Día 23.-  Se nos acaba el viaje, ya hicimos el check out y aprovechamos la mañana para despedirnos de Varanasi, del Ganges y del vendedor de telas.

En el avión aun no acaban las sorpresas, Nuria y yo conocimos a una mujer muy interesante Devika Devaiah , quien nos enseñó a preparar un buen “Te Masala” y luego nos contó un poco de la sociedad India, de música, teatro y de su libro “Orbit Shifting Innovation”, les cuento esto porque normalmente no conozco a una autora tan comprometida con su cultura en un avión en la India, en realidad normalmente no tomo un avión en la india.  En fin  ya estamos llegando a Delhi y pronto a casa.

 Dia 22 .- Hoy nos hemos levantado muy temprano, teníamos una cita pendiente con el amanecer en el Ganges, yo ya me creía recontra valiente levantándome con este frio a las 6 am para ir a ver el rio, pero al llegar me di cuenta que no soy nada comparado con los que ya estaban ahí una hora antes y no solo eso sino que se estaban bañando en el rio, eso es tener fe, lo demás son pamplinas.
Aprovechamos la tarde para conocer las tiendas de Varanasi, en realidad solo conocimos una, es que había tanta calma en ese lugar que, no daban ganas de salir, y el vendedor lo sabe, entonces que hace? Primero te invita un poco de te, luego con toda la calma del mundo te empieza a mostrar sus telas, y el sabe que tarde o temprano caerás y compraras todo lo que puedas. Y así fue, salimos de la tienda de telas 3 horas después, de haber entrado, muy felices con muchas telas y sin nada de efectivo. Bueno  voy a aprovechar que aun hay luz para ir a un cajero y sacar mas dinero, uno nunca sabe que se puede encontrar en las calles de Varanasi, nos vemos!



 Día 21.- Estamos en Varanasi, aquí si no se como hace la gente para no perderse, en medio de la ciudad, entre los tuc tuc, las motos, la gente, los vendedores, las vacas, mas tuc tucs, mas motos, perros, monos, carretillas de comida, bicicletas que tienen un sistema de timbre muy particular que hace que el sonido sea permanente y todo muy muy cerca, nos han dicho que si cruzamos todo eso llegaremos al Ganges, así que caballero nomas, a darle. Esto si es peor que el mercado central en navidad, aunque , aquí no hay peligro de hurto, podrás encontrar mucha caca de vaca, pero un ladrón jamás!, podrás encontrar un hombre completamente desnudo todo pintado de blanco y naranja, pero es un hombre honesto, que ha querido despojarse de todo lo material, en lima ese mismo hombre estaría en el Larco Herrera y le hubieran obligado a taparse al menos su partes intimas.
Ya llegamos al rio! Con la ayuda de la lonely planet encontramos un buen lugar para comer con vista al Ganges y olvidarnos un rato de la bulla de la ciudad, los dejo mientras hacemos fuerzas para volver por el mismo camino hacia nuestro hotel. 
Un abrazo y que las aguas del Ganges los limpien de todos sus pecados.








Día 20.- Seguimos en Khajuraho , hoy paseamos por un lago artificial, debería aprovechar para lavar mis medias, es que hay que descalzarse para entrar a los templos y hemos visitado tantos que ya no me quedan medias limpias, el hecho de ser peruano me hace entrar con cierto estrés a los templos y dejar mis zapatos en la calle sin mayor seguridad, si yo hiciera eso entrando a la catedral de lima, tendría que encadenar mis tabas como si fueran bicicleta a un poste y aún así habría riesgo de encontrar solo el pasador.

Nos acaban de avisar que el avión hacia Varanasi (nuestro prox destino) se está retrasando, asi que aprovecharé para comprar detergente e ir al lago, nos vemos en la siguiente ciudad!



Día 19.- Hoy estamos en Khajuraho, y vamos a visitar sus templos, los famosos templos eróticos, había que invertir un poco de tiempo  en cada figura tallada para entenderla, es que a primera vista no  se distinguen los cuerpos. Las cabezas no siempre estaba arriba del cuello y hay figuras que parecen tener tres piernas o piernas mas largas, luego me di cuenta que si son personas normales solo que en posiciones muy difíciles, el contorsionismo debe haber sido muy valorado en esa época, algunos animales recibían un trato especial, vi una imagen de un caballo siendo “intervenido” por un hombre , al parecer el caballo no lo está pasando mal , pero es solo una imagen, seguramente no ha sido así en la realidad, debe ser solamente la imaginación de los artistas, pero que tal imaginación!
Bueno esto ha sido mucho y estoy empezando a tener calor, voy por un helado.







Día 18.-  Estamos en Orcha “ciudad sagrada”, una ciudad sagrada mas y empezaré a hablar en lenguas,  tal vez así apruebo el Toefl.
Hay mucha paz en este sitio, tanta que por momentos me dan ganas de dar de gritos par ver que pasaría. Estuvimos paseando por un complejo de templos donde unos monos nos dieron la bienvenida, en realidad querían quitarnos las papitas fritas que estábamos comiendo, estos monos son considerados animales sagrados en la india, así como las vacas, la serpiente, el elefante, hasta la rata es sagrada!   Esto está afectando mi autoestima, así que a partir de mañana iré con un psicólogo para tratar mi fobia a los gatos, me niego a aceptar que un roedor tiene mas estatus que yo.

Vamos a seguir visitando , que Hanuman los guie por buen camino.





Día 17. -  We are in Agra! Y rumbo al Taj Mahal! Vamos a conocer este enorme mausoleo de mármol blanco que a la luz del sol es lo más sublime que uno puede experimentar, aunque hoy día seguro será distinto porque hay neblina, hay tanta que no sé si es Nuria la que me da un beso o es una vaca lamiéndome el rostro, en todo caso es agradable. No es que un lengüetazo de vaca sea agradable, es agradable pensar que mi pareja me da un beso, estar en este lugar me ha puesto mas romántico que nunca, un emperador mongol mandó construir esta maravilla, para enterrar ahí a su amada, yo haré lo mismo, ahora vivimos en un departamento muy chiquito y al ritmo que voy ahorrando en 60 años me alcanzará para un gran nicho. Por supuesto, de mármol blanco.







Día 16.-   Ayer aprovechamos en comprar en el mercado cometas, porque hoy es el festival de cometas en la india, y también aproveché para practicar un poco, un niño me prestó su cometa y de pronto este juguete tan inofensivo en mis manos se convirtió en un arma al no saber controlarlo, la cometa empezó a ir en picada, y le cayó a un hombre en la cabeza, como rebotó logre mantenerla en el aire sin que caiga al suelo, y de pronto volvió hacia abajo directamente al pecho de Albert o de Pere no recuerdo quien fue la víctima, pero en cuestión de segundos había logrado que todos se alejaran de mí y yo terminé no sé como enredado con el pabilo. Esto no me detuvo para subir hoy en la mañana a la azotea del hotel con Nuria y dos trabajadores del hotel a volar cometa en el festival!

Ya es hora de partir  hacia Agra, nos vemos cuando llegue.






Día 15.- Jaipur,  martes 13 de enero, hoy toca pasear en elefante,  como aun no me recupero totalmente del camello decidí no subir, pero en la India hay tantos distractores y yo soy tan despistado que de pronto ya habíamos llegado al fuerte Amber y estaba sentado sobre este enorme animal, no sé como sucedió, debe ser mi subconsciente que me quiere matar de un infarto y actúa sin que le de permiso, porque si me daban un segundo para pensarlo, no subía. Esta vez no grité y eso que este se movía mas, lo que me distrajo fue como los vendedores pueden ser tan pesados, todo el camino al fuerte un vendedor nos persiguió ofreciéndonos sus artesanías, lo que me hizo dar cuenta que no era necesario ir en elefante, pobres animales, en realidad es un maltrato, ojalá prohíban pronto esta actividad así ellos viven felices y yo sin vértigo.

Ahora vamos al centro de Jaipur, a practicar el deporte extremo de surfear entre vendedores acosadores, el reto es salir invicto de este mercado, hasta la vista!





Día 14.- Seguimos en Pushkar, y aprovechamos la mañana para conocer el lago sagrado, junto a sus sagrados habitantes, uno de ellos se nos acercó a Pere y a mí y nos resondró por estar caminando con zapatos, tenía razón, estábamos en el lago sagrado, es como si estuviéramos en un templo, así que dejamos los zapatos a un lado y seguimos nuestro camino, luego este buen hombre nos cogió de la mano y nos llevó a la orilla del lago, aquí todos son tan amables y tan orgullosos de su ciudad que seguramente nos quería contar alguna historia sobre este lugar, pero fue interrumpido por dos tipos que llevaban flores, se nos acercaron, uno a cada lado de nosotros y de una manera muy generosa y sonriente nos regalaron las flores que llevaban en las manos , en ese instante veo que Pere le hace una señal de desaprobación al buen hombre que tenía a su lado  y empieza a irse, recuerdo que en la lonely planet (nuestro libro sagrado) nos advierten de estos señores que hacen rituales a turistas con el único propósito de sacarles dinero, yo no creía realmente que este hombre con aspecto de santo y tan lleno de paz, sera uno de ellos, pero para salir de dudas le dije que muchas gracias por las flores pero que no tenía dinero, seguramente me dirá que no importa el dinero, pero empezó a gritarme  “Get out! Get out!  Y a hablarme en hindi, por su expresión no parecían palabras  muy amables, así que fui por mis zapatos y me alejé. Seguimos nuestro camino en busca de la paz de Pushkar.

Descansen y que Visnú los proteja de los estafadores.



Día 13.-  Pushkar , ciudad sagrada, eso implica que no se puede comer carne ni beber alcohol, por un lado mejor, porque desde que estoy aquí voy dos cervezas de 630 ml diarias, es que son cervezas nuevas para mí y hay que probarlas bien, hasta la fecha van 3 ,Kingfisher, Tuborg , y la que más me ha gustado, Foster. Tendré que olvidarme de ellas por un par de días. Lo de la comida vegetariana me tiene sin cuidado , cada vez extraño menos la carne .
Los dejo, vamos a caminar por la ciudad sagrada de Pushkar,  que Ganesha los tenga en su trompa.  Namaste!

Día 12.- Estamos en Udaipur, y nos seguimos sorprendiendo , este lugar tiene un gran lago artificial  con una pequeña isla en el medio,  dimos un paseo en bote, un poco de calma no está tan mal luego de tanto movimiento, al menos a mi me sirvió para reflexionar sobre este país y sus cosas extrañas como por ejemplo la fascinación de los hombres de pintarse el pelo de naranja, es muy raro , y no es que se lo pinten bien, es más bien como si se mancharan el pelo de naranja, o la barba, tal vez por eso les gusta mi pelo, como es medio naranja, a propósito; siguen los piropos (masculinos) por donde voy, Nice hair!  Your look is beautifull!  Solo que ahora que parecen tener más confianza me dicen también, Is it real? Me dan ganas de decirles, “No! Solo que yo me lo pinto bien”.

Terminó el paseo en bote, vamos a conocer la ciudad los dejo que Vinot y Deepak ya vienen por nosotros.




Día 11.- Hoy fuimos a un templo Jainista , estos  son los más radicales de todos, no comen ningún animal, hasta se tapan la boca con una tela cuando caminan para no tragarse ningún insecto, también hay algunos monjes jainíes que deben ir desnudos! Por lo pronto me conformo con entrar sin zapatos al templo, mas adelante con la confianza tal vez hasta me quite el polo.                                                                   


                                                                          
Lo que si haré es copiarme las dietas Jainistas para cuando regrese a Lima y ver si asi pierdo estos kilos de más que van en aumento desde que estoy en la India, es que la comida es riquísima y no pienso dejar de comerla hasta que se acabe el viaje así suba dos tallas de jean.
Bueno voy a pasearme por el templo a ver si algún Jainista quiere jugar un póker de prendas conmigo. 

Nos vemos mañana que faltan 4 horas para la cena y debo prepararme mentalmente. 

Día 10.- Hoy conocimos el mercado de Jodhpur, es una ciudad muy grande, mas tráfico, mas comercio y mas vacas.  Con respecto a regatear estamos muy bien en la teoría, pero a la práctica, estos señores son tan buenos vendedores que no se cómo hacen para hacer que uno salga feliz de una tienda después de haber gastado mucho dinero.  Esta vez ya un poco más confiado en mi estomago he decidido comprar en el mercado un “Cachori” una especie de empanada frita con un relleno riquísimo y medio picante, espero que me vaya bien en la noche.



Bueno iré a meditar con mi valiosísimo cuenco tibetano de 5 metales y con un profundo sonido que llega al alma y que  luego de unos minutos me hará llegar al nirvana y todo eso solo por xxxx rupias. Una ganga!
Om!

Día 9. Jodhpur- En cada lugar donde vamos siempre visitamos un templo, hay muchos, sobre todo hindúes, lo chévere de ellos es que mucha gente los visita, cantan y tocan instrumentos, son mucho más divertidos que las iglesias que hay por lima.  En cuanto pueda le haré llegar a Cipriani unas cuantas propuestas para una reforma católica, tal vez si le agregamos un elefantito y un mono a la escasa variedad de dioses que tenemos la cosa se ponga más alegre.
Llegando al hotel donde nos toca dormir hoy, hay un señor que hace zapatos con piel de camello, le compré un par, he descubierto que es la única forma de estar sobre uno de ellos sin tener vértigo.

Día 8. Jaisalmer -  Martes 6 de enero, aunque en realidad no tengo mucha noción de los días por aquí, éste para mí ha sido decisivo, lo tenía marcado en mi calendario, e iba viendo como se acercaba el día en que tendría que pasear en Camello.                                                                   
Llegamos al desierto de Jaiselmer, lleno de estos gigantes animales que reflujan, y mi experiencia no fue tan aterradora como pensé, al menos al inicio, subí al lomo de este gran animal, y empezó el viaje, por momentos la ansiedad me invadía y veía borroso, pero cuando me percataba que a mi costado tres niños estaban jugando felices en el lomo de otro camello, la vergüenza desaparecía mi ansiedad.  Todo bien, llegamos, bajamos y vimos la puesta de sol, ya todo había pasado, solo faltaba el regreso, pero ya lo tenía dominado, mientras aquel señor dueño del camello esté sujetándolo con una soga durante el camino, todo estaba controlado, pero así no fue, luego de que yo subí al lomo de Rayo, ¡El dueño se subió a otro camello! Y en ese momento al ver que no había nadie que controle a la bestia, mi adrenalina explotó junto a un grito de  ¡STOP THIS ANIMAL!  ¡I WANT TO WALK!, la situación se tornó más tensa al comprobar que el señor no hablaba ingles, pero en ese vertiginoso momento apareció un salvador, un gran ser que vino a mi rescate a apaciguar al endemoniado animal, logrando que pare y se agache para poderme bajar, era un niño de unos 10 años al cual le estaré eternamente agradecido por salvar mi vida.
Ha sido mucho para mí, voy al hotel, a esperar el día del paseo en elefante.


Dia 7. Jaisalmer-  Hoy conocí a  Joshimitu , un músico flautista que estaba tocando en el patio del hotel, me acerque con mi quena y le dije que era de Perú, intercambiamos instrumentos y nos pusimos a tocar, el sonido de su flauta era muy parecido a la de mi quena y un poco más fácil    de tocar, en cambio a Joshimitu le costó un poco de trabajo sacarle sonido a la quena.    
Bikaner 0 - El Altiplano 1.


En realidad hay mucha similitud con el Perú, aquí también hay moto taxis y es un trasporte muy usado, los llaman tuc tuc , por el sonido que hace su motor (como el peke peke) y la otra similitud es la hospitalidad de las personas , por ejemplo hoy, Vinot nos invitó a cenar bajo las estrellas en la parte de atrás de su camioneta donde cocinaron para nosotros Deepak y Vinot, nosotros llevamos una torta y toqué para ellos El Cóndor Pasa.                                                      
Deepak & Vinot 1 – Frigola Family 1





Me voy a dormir al Palacio luego de haber cenado agachado en la parte trasera de una camioneta.  India te sorprende cada 5 minutos.

Día 6. Binaker - Hemos dejado un encantador hospedaje en el medio del desierto, con  laberínticas habitaciones que parecen cuevas y nos alojamos  en el palacio de un Maharahá donde nos han recibido con una lluvia de pétalos en la entrada.




En el camino hacia este palacio me puse a pensar en estas vacas que vi en el mercado de Madawa, las dejan libres porque son sagradas pero están flacas, descuidadas, tristes,  así no dan ganas de comerlas. La verdadera vedette de la India es el camello, hay hasta un festival internacional de camellos, donde hay carreras, concursos de cual está mejor adornada y hasta una competencia de baile de camellos.  ¿Qué pasará si cruzo un camello bailarín con un caballo de paso?


Voy a meditar sobre  esto en la comodidad el palacio. 
Hasta mañana mis queridos mortales.

Día 5. Mandawa- Sábado 3 de enero.  Vamos rumbo a Mandawa , un pueblo a 242 km de Delhi , esta vez no va Sandeep , va Deepak un tipo muy agradable y seguramente nos llevaríamos muy bien si entendiera algo de lo que dice, pero es que habla una especie de Indinglish que es muy difícil de descifrar. Por suerte en Mandawa no se necesitan explicaciones, una ciudad muy colorida venida a menos, con calles llenas de comercio ambulante, y un olor muy fuerte por todos lados, cuando me advirtieron antes de venir a la India que los olores me iban a causar incomodidad,  no sabían que yo soy de Magdalena del Mar. En realidad, una visita obligatoria antes de viajar a la India debería ser el mercado de Magdalena, sobre todo la parte de pescado fresco. Es en serio: Mandawa se parece mucho  al mercado de Magadalena; hay puestos ambulantes, hay carretilla de maní tostado y también hay vacas, solo que aquí están vivas. Y caminan por donde les da la gana.
Ya hemos recorrido todo el mercado y tengo el estómago hinchado de maní, vamos al hotel.
Namaste.



Día 4. Delhi -Van cuatro días y aun no voy de compras, es que el día que todos fueron me quedé dormido (el jet lack me está matando), ya habrá otra oportunidad. Algo muy bueno es que hasta ahora  no he caído enfermo del estomago, y es algo muy común entre los turistas por esta zona que no siguen las indicaciones y utilizan el agua del caño,  yo si le estoy haciendo caso a mi maestro y guía Sandeep y  desde que estoy aquí voy 8 botellas de agua solamente en cepillarme los dientes, cada vez tengo menos rupias, pero mis dientes están muy limpios.
En realidad el dinero se va en las propinas, sobre todo a los que te cargan las maletas cuando entras y sales de un hotel, y no es tan fácil como pensar, “Me ahorro esas 100 rupias si cargo yo mis maletas”, No! Ellos están ahí acechándonos, esperando el momento en que lleguemos o dejemos el hotel para coger las maletas, aun no encuentro la manera más efectiva de despistarlos, ayer en la madrugada salí del cuarto y vi a uno de ellos durmiendo con un ojo abierto frente a mi puerta.
Bueno, me voy a alistar rápido porque hoy vamos al cine a ver una película de Bollywood, “PK”, que chévere, una película india en la india! Es como ver en larcomar una de Tondero! … creo que esto será, más bacán.

Nos vemos mañana ¡


Día 3. Amritsar - Si quieres experimentar la sensación de ser famoso, deberías pasearte por alguno de los parques de Amritsar, no sé porque pero a los Indios les encanta tomarse fotos con los turistas. 
Estábamos sentados en un parque leyendo la Lonely Planet cuando de pronto viene un estudiante indio y nos pide tomarse una foto , nosotros aceptamos con mucha alegría (ya nos había pasado el día anterior con unos Sihks en el Templo Dorado), el problema fue que luego vinieron más y en un momento nos asustamos porque pensamos que iba a ser imparable, había una manifestación de indios queriéndose tomar fotos con nosotros, pero por suerte apelamos a su timidez y dejamos de hacerles caso y huimos como ratas.





Tengo que confesar que soy víctima de acoso todo el tiempo, mi peinado ha causado mucha curiosidad en este lugar.  Se pasan la voz y se ríen, comentan entre ellos, se detienen y no dejan de mirarme , se me acercan a una distancia muy corta a mirarme. Incluso me tocan! ¿Tan raro soy? Ellos son los que usan  la barba muy larga y tienen turbantes en la cabeza (donde esconden el pelo larguísimo que no se cortan nunca).   Pero son muy amables,  a veces se acercan, me dan la mano y me dicen, “Your look is beautifull” y luego me jalan para tomarse una foto.
¡En fin!  Me  voy a meditar.  
Namaste!


Dia 2. Amritsar- 31 de Diciembre. Olvidé decir que la diferencia horaria con respecto a Perú es de 11.5 horas,  esto me ha confundido tanto que se me pasó  llamar a mi madre por su cumple. Primero la llamé y eran las 13:30 horas del 29, así que esperé y cuando la volví a llamar ya era  31!  En fin al regreso le llevo una tela India y listo.
Estamos en la ciudad de Amritsar, en la región del Punjab,  y  celebraremos el año nuevo aquí. El hotel hará una fiesta pero nos quieren cobrar 4500 rupias por pareja, (como 250 lucas) no está mal para ser año nuevo, pero era una fiesta sin alcohol y sin carne… eso si está muy mal para ser año nuevo así que decidimos solamente cenar en el restaurant del hotel. Luego de una larga conversación y risas nos invitan a pasar a la fiesta, prácticamente nos ruegan que entremos, (ya les dije que los Indios son muy amables), ante ese compromiso , fuimos y vimos un gran bufete, un increíble despliegue de mozos, un súper DJ y una sola mesa ocupada. Luego vimos bien y habían más personas  en la pista de baile, eran dos parejas más, es que en la India tienen muchas celebraciones, pero el año nuevo no es una de ellas. Es para nosotros un gran misterio el porqué organizaron esta fiesta.

Bueno creo que voy a dormir porque mañana temprano vamos a darle una segunda visita al “Templo dorado” . Así que 5! 4! 3! 2! 1! F E L I Z A Ñ O N U E V OOOO! Y a dormir porque no hay alcohol y en 5 horas partimos.

video


Dia 1. Delhi -Ya es 30 de diciembre y… ¡hemos llegado a la India! Al fin respiro un poco, es que antes estuvimos en el aeropuerto de Qatar  y la verdad al ser sudamericano tenía miedo que me quiten el pasaporte y me obliguen a trabajar en la construcción de algún estadio para el próximo mundial de futbol.                                                                                                                    
Luego de cambiar todo el dinero que teníamos en rupias y de empezar a colocarlo por todas partes, para que no nos roben todo si nos asaltan (así lo hacemos en mi barrio), salimos y nos encontramos con Sandeep, nuestro contacto en Delhi. Yo seguía nervioso, había una espesa neblina que no dejaba ver nada, y Sandeep era muy amigable mientras nos conducía a una camioneta donde habían dos tipos esperándonos. He escuchado de gente que ha desaparecido en condiciones parecidas al ser subidas a un mini bus. Pero luego de unos minutos todo seguía normal y recordé que alguna vez me dijeron que en la India las personas son extremadamente amables y conversadoras, así que me relajé y empecé a conversar con Sandeep:
S.-¿ Where are you from?
F.-I’m from Perú
S. - …
F.-South America
S. - Oh I know! My boss is from Mexico too!
F. - Great! But I’m not Mexican, Mexico is in North America, I’m from South America, from Peru.
S.- Oh Sorry…You look like a football player.
F.- Jajajaja ¿ Is there any football club here?
S.-No, here we play criquet… In Mexico you play a lot of football, really?
F.- Yes , but I`m from Perú .
S.- Oh , sorry…
F.- Some people told me that the food is very spicy in India.
S.-Yes, I recommend you to say “no merchi” if you don’t want spicy food, but in México you have chilli , you are used to eat spicy food.
F.- Yes, Im starting  to get used .  Viva México cabrones!
Para qué amargarse la vida. Acepté mi nueva nacionalidad. Esta aventura recién empieza y  además yo tampoco sé diferenciar entre los países de Asia. Un malasio y un uzbeco son lo mismo que un indio para mí.
Voy a hacer el chek in en el hotel, ¡ya vengo!




 

Copyright © 2010 Viatge a l'Índia 2015